0
( Sobre 5 )

¡Cuando tu mente lleva a tu cuerpo al extremo y lo consigues!

¡Cuando tu mente lleva a tu cuerpo al extremo y lo consigues!

Después de competir muchísima gente ha pensado que estaría mal porque es la primera vez en años que no lucho por medalla pero ¿sabéis qué? No me puedo ir más feliz de aquí.

Mi estancia en este hermoso país ha sido llena de días de malos entrenamientos, mala aclimatación, regular la hipertensión y una competición donde por primera vez he conseguido con la mente algo imposible.

En mi primer levantamiento me dieron válido 94 kg, en el segundo me pusieron 99 y pensé que había menos por lo que me quedaron abajo porque me pesó más de lo esperado. Antes de salir al tercero, en una serie de calentamiento, me empezó a faltar oxígeno, no me encontré nada bien y me costaba mantenerme sentada. En ese momento en el que estuve planteándome no salir al tercer movimiento por salud, Domingo el Coordinador Nacional, me dijo “si levantas esos 99 subes una posición” y ya me conocéis, no podía dejar de intentarlo, así que me armé de valor y salí al tercero a pesar de no poder levantarlo en el segundo y a pesar de no poder sostener mi cuerpo sentado.

En el vídeo podéis ver todo lo que puse de mí, intentaba respirar lo más profundo posible para que no me faltase tanto oxígeno, después casi me caigo de cabeza porque mi cuerpo se desvanecía y pensé “no Loida, vuelve a centrarte, túmbate ya y levántalo porque vas a poder con ello, aguanta”.
Me tumbé, mente en blanco e hice algo que nunca hago, grité para sacar la barra, saqué aquello de mí que nunca antes había sacado, tenía que hacerlo. Mientras subía la barra con un movimiento constante gritaba, gritaba como no lo había hecho antes (aunque con el público no se oye, sois lo máximo) Y LO HICE, lo levanté y ¿sabéis qué? Me da igual que fuera un movimiento nulo o válido porque lo que hice en esos minutos fue algo imposible. En ese momento mi cuerpo no pudo más y empecé a verlo todo borroso, sentí una sensación muy dura, no tenía oxígeno y tenía la sensación de que nadie se había dado cuenta, hasta que por fin me pudieron sacar de allí y ponerme detrás oxígeno durante un tiempo, pero SUBIÓ, y cada día me sorprendo más en este deporte, aún no me creo que haya subido ahí y lo haya hecho después de todo por lo que he pasado.

Deciros que el deporte no es sólo luchar por una medalla y que en la vida no es sólo luchar por tener más ventas, conseguir el mejor puesto de la empresa... No, sino que es dar tu cien por cien, aunque todo vaya mal, da igual, lo que importa es que saques todo lo mejor de ti. Me siento muy feliz de cómo he podido gestionar todas las emociones y mi estado de salud y de tener a un equipo detrás increíble. Óscar, Iván, Guille, Powerexplosive, Conchi Bellorín, José Alfonso, mi familia, todas las personas que me habéis escrito, que habéis compartido mi competición, los que habéis venido a verme y a gritarme, todos los medios de comunicación por lo atentos que estabais, es que uffff, no tengo palabras para describir lo que me hacéis sentir, vosotros sois la mejor medalla que me llevo de aquí <3

Así lo viví:

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código